Un estudiante de la EPSEB desarrolla un material aislante térmico basado en residuos agrícolas.

+
Descargar

El estudiante trabajando en el proceso de investigación

El material desarrollado por José Miguel Carranco, estudiante de máster de la Escuela Politécnica Superior de Edificación de Barcelona (EPSEB), contribuirá a la mejora del confort de las viviendas de Burkina Faso.

21/03/2018

José Miguel Carranco es estudiante del máster universitario en Construcción Avanzada en la Edificación de la Escuela Politécnica Superior de Edificación de Barcelona (EPSEB) y ha desarrollado su trabajo de fin de máster sobre el desarrollo de un material aislante térmico basado en residuos agrícolas para mejorar el confort de viviendas en Burkina Faso. Es un proyecto basado en el trabajo con tecnologías y materiales alternativos que, además, posee un importante componente social, de la mano de la ONG Organización LAAFI.

"En mi país, Ecuador, salvando las distancias, existen similitudes climáticas, constructivas y de agricultura con Burkina Faso y, para mí, era una oportunidad trasladar a aquel país los conocimientos adquiridos en Ecuador y aprovechar los productos agrícolas locales", explica José Miguel.

El desarrollo del proyecto empezó con un proceso de investigación en el que probó los diferentes especímenes vegetales, sus diferentes combinaciones, proporciones y concentraciones, su grado de cohesión, su densidad y su conductividad térmica. Los mejores vegetales resultaron ser las cáscaras de cacahuete y la caña de sorgo, que poseen unos valores de conductividad térmica similares a los de materiales de aislamiento térmico existentes en el mercado.

El resultado ha resultado ser un éxito y se ha podido generar un material que se utiliza como aplacado, un revestimiento de placas que mejora el elemento de soporte, que puede conseguirse con facilidad y puede colocarse en las infraestructuras suburbanas de las principales ciudades de Burkina Faso, un país en el que prevalece la autoconstrucción a partir de muros de cemento y cubiertas de metal.

José Miguel Carranco está tan satisfecho de los resultados que ahora piensa en trasladarse a su país y aplicar este material. Allí estudió Arquitectura, guiado por una vocación clara cuyo objetivo era la construcción de vivienda emergente. Luego llegó la idea de profundizar en conocimientos más científicos y en los procesos experimentales aplicados a materiales, una inquietud que le llevó a la UPC para cursar el máster. "Me pareció que el programa del máster era el más adecuado para mejorar el proceso constructivo de una edificación y añadir aspectos que normalmente no se tienen en consideración al realizar un diseño arquitectónico. He conseguido lo que quería, ahora toca construir", concluye José Miguel, para quien el siguiente paso en su carrera es aplicar esas mejoras en Ecuador.

Más información: