El éxito del trabajo en equipo

El éxito del trabajo en equipo

Los estudiantes han presentado sus ideas en una mesa redonda

Descargar

14 estudiantes de la Escuela de Caminos proponen soluciones para mejorar la navegabilidad y controlar la contaminación en Empuriabrava

26/09/2017

Empuriabrava es una marina residencial construida al lado de la playa de Els Graells, alrededor de una extensa red de canales artificiales, un modelo inspirado en Venecia. En la actualidad está considerada la mayor marina residencial del mundo. Tiene 5.000 amarres, 700 de los cuales están destinados a visitantes con embarcaciones de hasta 26 metros de eslora. A pesar de su indiscutible atractivo, los usuarios de la Marina Interior de Empuriabrava son conscientes de las dificultades que experimentan, especialmente en agosto, momento en el que la población recibe una gran cantidad de visitantes, provocando conflictos en la navegabilidad y un aumento de la contaminación producida por las hélices, que provocan el desprendimiento de los sedimentos del dique y un desequilibrio de toda su estructura.

Ante esta situación se dirigieron a la Escuela Técnica Superior de Caminos, Canales y Puertos de Barcelona (ETSECCPB) para solicitar asesoramiento y encontrar nuevas ideas para solucionar sus contratiempos. Una vez recibida la propuesta, un grupo de profesores coordinó el proyecto y seleccionó a estudiantes de los últimos cursos interesados en el ámbito marítimo. A partir de aquí, los mismos estudiantes establecieron el calendario de trabajo y la metodología a seguir. Los 14 estudiantes participantes en el proyecto empezaron por realizar una visita técnica a Empuriabrava, a fin de identificar sus principales problemas. A su vuelta, el equipo se puso manos a la obra. Empezaron organizando un workshop para identificar las temáticas en las que se debía trabajar: los puentes, la recirculación del agua del canal, los muros interiores del canal y la bocana del puerto, y se dividieron en grupos, según sus preferencias y experiencia. “La dinámica consistía a llevar a cabo una diagnosis con la ayuda de una persona de Empuriabrava y un profesor de la Escuela experto en el ámbito concreto. La colaboración ha sido muy fructífera y nos ha ayudado a identificar alternativas y a reflexionar sobre su viabilidad”, explican los estudiantes participantes.

Durante dos intensos meses, combinados con clases y exámenes, los estudiantes de la Escuela de Caminos han explorado posibles alternativas y han recogido las propuestas que podrían ser útiles para la comunidad de Empuriabrava como base para futuras actuaciones. Presentaron el trabajo realizado durante estos meses en el marco de una mesa redonda: “Empuriabrava, dia 1 dels propers 50 anys” . Joan, Giovanni y Júlia fueron los estudiantes encargados de presentar las ideas de todos los compañeros: “La presentación nos saló bien, al inicio un poco nerviosos”, sonríen y añaden que “después cuando explicas las tareas que has hecho con el grupo y en que has invertido ganas y esfuerzos, te pasan los nervios y disfrutas exponiendo las ideas”.

Se incentivó a los estudiantes a proponer ideas arriesgadas a fin de que la comunidad de Empuriabrava tuviera varias opciones donde elegir. Tenían claro que los jóvenes ingenieros podrían encontrar alternativas diferentes a los problemas de siempre. Como por ejemplo en el tema de la recirculación del agua, para el que propusieron unas boyas solares que de entrada requieren mayor inversión, pero que son más sostenibles. Los estudiantes son conscientes de que en la obra pública la repercusión no siempre es inmediata y todavía menos económicamente, pero a la larga siempre surge el beneficio económico y ambiental.

La gran experiencia como estudiantes fue tratar un tema real y proponer posibles soluciones que sean el pistoletazo de salida de un debate sobre hacia dónde tiene que evolucionar la Marina Interior de Empuriabrava y cómo debe gestionarse su mantenimiento. Y, especialmente, ha sido una gran oportunidad para trabajar en equipo”, concluyen.