Ya está en órbita el CubeCat-1, creado en el NanoSat Lab de la UPC

+
Descargar

El CubeCat-3, desarrollado en el NanoSat Lab de l'Escuela Tècnica Superior de Ingeniería de Telecomunicación de Barcelona (ETSETB), ya està en órbita en el espacio

A la cuarta va la vencida

El lanzamiento definitivo del 3Cat-1 se ha conseguido efectuar cuatro años y medio después de la fecha prevista. En abril de 2014 todo estaba preparado para que despegara desde Rusia, a bordo de un cohete Dneppr. Desgraciadamente, la guerra entre Rusia y Ucrania, que había comenzado ese mismo mes, tuvo como consecuencia la cancelación de todos los lanzamientos previstos para ese cohete.

Poco más de un año después, el pequeño satélite de la UPC esperaba impaciente una nueva oportunidad de ponerse en órbita, esta vez a bordo de un cohete Falcon 9 de la empresa SpaceX. El lanzamiento debía realizarse el mes de julio de 2015, pero unas semanas antes un Falcon 9 explotó en vuelo. Este accidente obligó al 3Cat-1 a esperar una nueva oportunidad. Poco después, una segunda explosión del Falcon 9 pospuso, por tercera vez, la fecha prevista del lanzamiento, esta vez de manera indefinida.

Así, durante los últimos dos años se ha estado buscando una alternativa, que finalmente ha resultado ser el cohete indio PSLV-C43, y que por fin ha despegado esta mañana con el 3Cat-1 a bordo. En este caso se puede decir que a la cuarta va la vencida! Ignasi Ribas se congratula de que finalmente se haya podido lanzar el CubeSat, "ha sido un éxito, especialmente después de las vicisitudes y contratiempos vividos durante los últimos años". El profesor Adriano Camps, investigador del Departamento de Teoría de la Señal y Comunicaciones y unos de los responsables del Nanosat Lab, junto con los investigadores Eduard Alarcón y Juan Ramos, del Departamento de Ingeniería Electrónica, añade: "estamos muy satisfechos de que el lanzamiento haya ido bien. Ahora tocará ver que las señales se reciben correctamente, y que todo es nominal".

+
Descargar

El equipo del CubeCat-1, siguiendo el lanzamiento desde el NanoSat Lab, en la ETSETB

+
Descargar

El satélite Hysis, de la IRSO y los módulos espaciales que contienen la treintena de nanosatélites que se pondrán en órbita la madrugada del 29 de noviembre. Foto: IRSO

+
Descargar

La lanzadora PSLV ya está a punto para el lanzamiento des de la India. Foto: IRSO

El nanosatélite CubeCat-1, desarrollado en el Laboratorio de Cargas Útiles y Pequeños Satélites (Nanosat Lab) de la Escuela Tècnica Superior de Telecomunicación de Barcelona (ETSETB) de la UPC, se ha lanzado el 29 de noviembre, a las 5:28 h (hora catalana), con seis experimentos a bordo. El lanzamiento, financiado por el Instituto de Estudios Espaciales de Cataluña (IEEC), se ha realizado des de la base espacial Sriharikota (India).

28/11/2018

El nanosatélite 3Cat-1, desarrollado en el Laboratorio de Cargas Útiles y Pequeños Satélites (Nanosat Lab) de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Telecomunicación de Barcelona (ETSETB), de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC), ha conseguido entrar en órbita con éxito esta madrugada (hora catalana).

El lanzamiento del pequeño satélite ha sido financiado íntegramente por el Instituto de Estudios Espaciales de Cataluña (IEEC) y se ha realizado con la lanzadera Polar Satellite Launch Vehicle (PSLV-C43), que despegó desde el Satish Dhawan Space Center, en la localidad de Sriharikota (India), llevando a bordo la el satélite HysIS y una treintena de nanosatélites procedentes de ocho países. El 3Cat-1, creado por estudiantes (que actualmente ya son doctorandos) e investigadores de la UPC, es el único español que ha viajado en esta lanzadora.

Después de realizar las tareas de puesta a punto en órbita, el satélite estará por fin preparado para comenzar los diferentes experimentos enfocados a la observación de la Tierra y la validación de tecnologías espaciales. El seguimiento del 3Cat-1 se llevará a cabo por el equipo del Nanosat Lab desde la estación de comunicaciones ubicada en el Observatorio Astronómico del Montsec (Sant Esteve de la Sarga, Lleida), una instalación  de la Generalitat de Cataluña que gestiona el IEEC.

Una de las novedosas tecnologías que el 3Cat-1 debe ensayar es un transistor de grafeno desarrollado por el Real Instituto de Tecnología (KTH) de Estocolmo (Suecia). Los transistores son componentes hechos con silicio que se encuentran en la mayoría de dispositivos electrónicos de uso común. El experimento dentro del 3Cat-1 servirá para comprobar el comportamiento del grafeno en las agresivas condiciones del espacio.

También se analizará el efecto de partículas energéticas altamente cargadas mediante un contador Geiger comercial, un instrumento que mide las partículas radiactivas y las radiaciones ionizantes. El mismo contador servirá para medir el impacto de la radiación en los otros experimentos a bordo del nanosatélite.

Otro experimento es un sistema microelectromecánicos resonante que servirá para medir, por primera vez in situ, como el oxígeno monoatómico ataca un polímero de interés en aplicaciones electrónicas. Este experimento es importante ya que el oxígeno monoatómico es muy reactivo y está presente en órbitas de baja altura.

A bordo del nanosatélite también se pondrá a prueba un nuevo sistema de recolección de energía ambiental creado en el Nanosat Lab y una nueva tecnología desarrollada para transmitir energía al espacio inalámbrico. La sexta carga a bordo es una cámara fotográfica que permitirá efectuar fotografías de la Tierra desde el espacio.

Una saga catalana
A pesar de ser el segundo en llegar al espacio (el 3Cat-2 es lanzó el 15 de agosto de 2018) el 3Cat-1 es el primero de una saga propia de pequeños satélites experimentales, los 3Cat, que siguen el estándar CubeSat. Los nanosatélites tipo CubeSat son dispositivos de pequeño volumen (combinaciones de cubos de unos 10 centímetros de lado), con un peso de entre uno y diez kilogramos y que, gracias al uso de componentes comerciales estandarizados, pueden ser desarrollados por grupos de estudiantes universitarios e investigadores.

El ambicioso proyecto de diseñar, fabricar y testear esta saga de cubesats ha llevado a cabo durante los últimos siete años al Nanosat Lab, un laboratorio impulsado por la ETSETB de la UPC con el apoyo del IEEC.

Según Adriano Camps, profesor del Departamento de Teoría de la Señal y Comunicaciones y uno de los responsables del Nanosat Lab, "diseñar, construir y testear cubesats al Nanosat Lab ha sido una experiencia única y muy enriquecedora. Estoy muy satisfecho de haber ayudado a formar y madurar decenas de ingenieros integrante prácticamente todas las asignaturas de Telecomunicaciones y Electrónica en un decímetro cúbico". Por su parte Ignacio Ribas, director del IEEC, explica que "desde el IEEC hace años que apostamos por el mundo de los nanosatélites ya que creemos que es un ámbito en expansión y que está llamado a democratizar el acceso a el espacio ".

Sobre el Nanosat Lab
El Nanosat Lab de la ETSETB, centro docente de la UPC, es un laboratorio pionero en desarrollo y experimentación de pequeños satélites dedicado a la docencia, la investigación y la calificación de tecnologías y aplicaciones que deben viajar al espacio. Se trata de un equipamiento singular en Europa que integra en un solo entorno, limpio de contaminación, la instrumentación para verificar componentes y tecnología espacial.

Uno de los pilares del laboratorio, el grupo de investigación en Teledetección, Antenas, Microondas y Superconductividad (CommSensLab), del que Adriano Camps es el coordinador científico, tiene la distinción 'María de Maeztu', otorgada por el Ministerio de Economía y Competitividad dentro del programa de centros de excelencia para llevar a cabo, entre otras, iniciativas pioneras en el espacio, como la del desarrollo de los 3Cat.

Uno de los nanosatélites desarrollados al Nanosat Lab fue el 3Cat-2, el primero diseñado y fabricado en Cataluña, que se puso en órbita el 15 de agosto del año 2016. Se lanzó con tres experimentos a bordo para demostrar la viabilidad de diversas tecnologías vinculadas con sistemas de navegación por satélite para usos de teledetección, así como para probar instrumentación para una futura misión de la Agencia Espacial Europea (ESA).