El Laboratorio de Urbanismo de Barcelona, el observatorio de las ciudades

+
Descargar

Imagen del cartel realizado por el LUB con motivo de su 50 aniversario

El Laboratorio de Urbanismo de Barcelona (LUB) de la UPC celebra este curso académico 50 años de su fundación. Este espacio de investigación se ha convertido en un referente en temas de urbanismo y política territorial, un observatorio que con su esfuerzo aporta una mirada crítica y a la vez constructiva de la evolución de la metrópolis.

18/02/2020

El Laboratorio de Urbanismo de Barcelona (LUB) es un grupo de investigación consolidado de la Universitat Politècnica de Catalunya · Barcelona Tech (UPC), con sede en la Escuela de Arquitectura de Barcelona (ETSAB) y adscrito al Departamento de Urbanismo y Ordenación del Territorio. Está formado por una veintena de profesores e investigadores y es un grupo de investigación consolidado y reconocido por la Generalitat de Cataluña. Desde su fundación en LUB toma las ciudades como laboratorios de experimentación y de innovación y se caracteriza porque mantiene un compromiso permanente y central en el progreso de la enseñanza del urbanismo a los arquitectos. Sus áreas de estudio son las formas de crecimiento y la morfología urbana, el desarrollo de la Barcelona moderna, la teoría y la práctica del proyecto urbano, los estudios de movilidad metropolitana y la evolución de la enseñanza del urbanismo en el mundo.

Durante el curso académico 1968-1969 el arquitecto y catedrático Manuel de Solà-Morales fundó el Laboratorio reuniendo los profesores Joan Busquets, Antonio Font, Miquel Domingo y José Luis Gómez Ordóñez con el objetivo de re-fundar la investigación y la docencia del urbanismo en la Escuela. Desde entonces, varias promociones de estudiantes han participado de las iniciativas y numerosos profesores -algunos de los cuales actualmente impartiendo docencia en otras universidades europeas y americanas- han realizado investigaciones propias.

La tarea de este centro de investigación y docencia ha ayudado a visibilizar la repercusión urbana del trabajo de los arquitectos. Y lo ha hecho tejiendo un conjunto de actividades como proyectos de investigación, publicaciones, exposiciones, seminarios y conferencias. El LUB edita desde el año 2010 la publicación digital de UR, que da continuidad a UR – Urbanismo Revista (1985 a 1992) la cual fue una revista de referencia del urbanismo en Europa. El Laboratorio, que en su web presenta y recopila el resultado académico reflejo de un amplio equipo de colaboradores, es también un espacio de intercambio y de reflexión sobre cuestiones y debates de actualidad en el que se dan a conocer iniciativas y proyectos innovadores vinculados al espacio público como catalizador de cohesión social e identidad ciudadana y el urbanismo de las ciudades como marco de referencia.

50 años creando tendencia
En estos 50 años de vida, el LUB ha contribuido a crear las bases de un determinado urbanismo que se ha visto plasmado en múltiples actuaciones partes y, muy especialmente, en la ciudad de Barcelona.

Desde el LUB se han dado a conocer las tendencias urbanísticas mundiales y se han elaborado múltiples estudios, tesis doctorales y proyectos que han sido aportaciones importantes desde el punto de vista urbanístico. El análisis de la evolución urbana de Barcelona se inició en los años 70 y fue un hito remarcable la realización, por parte del arquitecto Joan Busquets, de la primera tesis doctoral sobre urbanización marginal. Este conocimiento analítico actuó como punta de lanza para identificar los elementos de una cierta descomposición dinámica de la ciudad material y comprender el valor del factor tiempo para explicar las formas urbanas diferentes. Este momento de "síntesis teórica" define la forma en que los estudiantes de arquitectura de Barcelona se inician al conocimiento de la ciudad - y es un protocolo adoptado también en algunas otras escuelas europeas y americanas.

La lectura del territorio a una escala que no es ni geográfica ni de ciudades es otra aportación relevante del LUB. En este campo de investigación, el atlas de planos de ciudades y comarcas de Cataluña que el Laboratorio realizó en 1977 para la exposición 'La identidad del territorio catalán: las comarcas', con motivo del Congreso de Cultura Catalana, proporcionó una visión inédita de Cataluña, desde el punto de vista arquitectónico del territorio. Elaborado con material de distinta procedencia, este documento que recoge la descripción conjunta de todas las formas territoriales, tuvo un amplio efecto difusor e inspiró el planeamiento de Cataluña desde los primeros gobiernos democráticos hasta ahora.

Por otra parte, el LUB es y ha sido un referente en el análisis de los sistemas urbanos. La atención a su complejidad y en la visión geográfica del territorio están presentes en los estudios sobre medidas de accesibilidad aplicados en la comarca de Barcelona en 1971, liderados por José Luis Gómez Ordóñez, el ingeniero de caminos del equipo inicial. Al cabo de más de dos décadas estuvieron en el trasfondo de las investigaciones sobre metro y metrópolis de María Rubert y Josep Parcerisa: Metro, Galaxias Metropolitanas, es el libro que en 2002 presentó una inédita comparativa urbanística de 28 ciudades del mundo con metro. Su influencia fue decisiva en la campaña para reanudar la construcción de la red de metro en Barcelona, lo que se concretó en la decisión política de construcción de las líneas L9 y L10, aún en obras.

Lecciones sobre la ciudad
En estos años también ha sido primordial la inquietud del LUB para analizar la ciudad de Barcelona, un ámbito de trabajo iniciado por Manuel de Solà-Morales con diferentes estudios sobre Ildefons Cerdà y su Ensanche y las 'Diez lecciones sobre Barcelona', publicación donde explica en forma de clases magistrales las actuaciones urbanísticas más significativas que han hecho la ciudad actual.

Múltiples estudios, muchos ellos objeto de tesis doctorales, han permitido comprender en profundidad episodios tan decisivos en la formación metropolitana como los primeros pasos en la construcción del Ensanche al plan de Barcelona o los polígonos residenciales (San Ildefonso, Bellvitge, Montbau etc. ) de los años 60, hasta los trabajos sobre Gracia o Ciudad Vieja, o la taxonomía morfológica resultado de la lectura de la Barcelona suburbana. Todas estas contribuciones han revertido tanto en la docencia como en el conocimiento internacional del urbanismo que se ha hecho en la ciudad.

Igual de importante es la actividad de investigación del LUB sobre el urbanismo urbano, que se empezó a formular a mediados de la década de 1980, poniendo por delante la calidad urbanística de la arquitectura y el compromiso urbano de los proyectos de obras públicas en contraposición con el urbanismo administrativo y burocrático. Una línea de investigación en la que se han investigado los planes urbanísticos como instrumentos de transformación creativa de la ciudad y que identifica el Laboratorio como un observatorio de las ciudades. El LUB ha sido líder a identificar los mejores ejemplos de proyectos urbanos en Europa y también en América y las claves de su éxito.

El Laboratorio ha sido y está comprometido en la evolución de la enseñanza en la ETSAB y ha contribuido a hacerla internacionalmente muy valorada también por la formación urbanística de los estudiantes. Particularmente en los últimos años, gracias a una práctica de enseñanza de taller, se ha puesto de manifiesto que "la función del arquitecto urbanista no es sólo hacer planes y encajes generales, sino que también es hacer proyectos conjuntos de edificios con mirada larga sobre el desarrollo urbano de las ciudades ", señala Josep Parcerisa, actual director del LUB. Este hecho ha llevado, pues, a introducir el urbanismo como opción de intensificación en los estudios de arquitectura de grado y máster.

Enlaces urbanos
En los últimos años, profesores del LUB han colaborado en diversos proyectos reclamados por las administraciones públicas, lo que ha tenido un impacto en la actualización de los estudios que se imparten en la ETSAB. Al revés también: iniciativas surgidas en las asignaturas taller han inspirado iniciativas de las administraciones, algunas tan ambiciosas como los primeros estudios para la redacción del Plan Director Urbanístico del Área Metropolitana de Barcelona.

Tal y como muestra, a modo de esbozo, el audiovisual Barcelona Enlaces, la mirada crítica y a la vez constructiva que caracteriza el LUB ha servido para poner sobre la mesa problemas de discontinuidad del tejido urbano y buscar posibles soluciones, conectando las partes de la metrópolis y disolviendo las barreras interiores Un ambicioso reto de este laboratorio académico, que no deja de generar ideas para mejorar la ciudad, las ciudades.