En marcha un proyecto, liderado por la UPC, para restaurar la costa europea con soluciones naturales y carbono azul

+
Descargar

El proyecto desarrollará un plan piloto en el Delta del Ebro

El Laboratorio de Ingeniería Marítima (LIM) de la UPC lidera un proyecto europeo para restaurar la costa y adaptarla a los efectos del cambio climático. Se trata de un plan de choque para los próximos cuatro años, financiado por la Unión Europea dentro de las políticas del Pacto Verde Europeo (Green Deal), que incluye proyectos piloto en el Delta del Ebro y en otros puntos del Mediterráneo, el Báltico, el mar Negro y el mar del Norte.

18/10/2021

Las regiones costeras están experimentando una degradación progresiva y riesgos crecientes debido a la acción humana. Tienen las densidades de población más altas del mundo y se están desarrollando y urbanizando más rápidamente que las regiones del interior. Sin embargo, también se encuentran entre los entornos más productivos y biodiversos con un potencial de almacenamiento de carbono importante y, a menudo, subestimado, que es el carbono azul costero, capturado por los ecosistemas costeros.

Ahora, el proyecto europeo Large Scale RESToration of COASTal Ecosystems through Rivers to Sea Connectivity (REST-COAST) se plantea reducir los riesgos costeros, mejorar la biodiversidad y desarrollar carbono azul costero para mitigar los efectos del cambio climático. Un plan de acción a cuatro años vista para restaurar la costa que será replicable y escalable a cualquier costa del planeta. El proyecto, iniciado este mes de octubre y financiado con 18,4 millones de euros dentro del programa europeo Horizon2020, pretende alinear una protección costera ‘descarbonizada’ con una contribución a la mitigación del clima mediante el carbono azul costero, que es altamente eficiente si se compara con otros ecosistemas terrestres.

REST-COAST, liderado por el investigador Agustín Sánchez-Arcilla, director del Laboratorio de Ingeniería Marítima (LIM) de la Universitat Politècnica de Catalunya · BarcelonaTech (UPC) y profesor de la Escuela de Caminos, es el único proyecto dentro del Pacto Verde Europeo (Green Deal) centrado en la restauración de la biodiversidad y los servicios ecosistémicos en zonas costeras. Los científicos analizarán 12 puntos críticos de la costa europea en situación de vulnerabilidad, entre los cuales se incluyen tres proyectos piloto principales: en el Delta del Ebro, en el Waddensea en el Mar del Norte y en la Laguna de Venecia en el Adriático. De manera complementaria, se estudiará una laguna en el Báltico, una bahía en el Mar Negro, el delta del Ródano y la bahía de Arcachon en la costa Atlántica francesa, y las costas bajas en Sicilia, en Italia, y Nahal Dalia en la costa de Israel. 

Adoptar soluciones naturales
Los resultados previstos en el proyecto revertirán en avances en la técnica, la financiación y las políticas de restauraciones costeras a gran escala, y conllevarán acciones y soluciones basadas en la naturaleza. A través de bloques de soluciones naturales se aumentará la conectividad para el continuo río-delta-estuario-costa-mar. Para ello se utilizará un enfoque coordinado para los distintos casos piloto en Europa, y se emplearán los últimos avances en modelado y medidas, técnicas de restauración de la biodiversidad, nuevos medios de co-financiación y avances en la integración de la gestión y las políticas aplicables. Asimismo, se desarrollarán sistemas de alerta temprana, para mejorar la sostenibilidad de la costa y prevenir los impactos de temporales, como los que produjo la tormenta Gloria en el 2020, temporales futuros que puedan provocar una crecida del nivel del mar considerablemente más elevada que el actual. 

Un laboratorio climático en el Delta del Ebro
Las soluciones para el caso piloto del Delta del Ebro se basan en la conectividad rio-delta-costa, en la durabilidad de los recursos sedimentarios mediante la diversidad y en una monitorización que de apoyo al mantenimiento. Concretamente, algunas de las intervenciones previstas son el ‘by pass’ o ‘back pass’ de sedimentos y la amortiguación de la hidro-morfodinámica para contrarrestar los efectos de la subida del nivel del mar. Como consecuencia del cambio climático, la subida del nivel del mar, la acción de las olas y otros factores, como las corrientes que se generan al romper las olas, provocan que el sedimento se movilice, se rompa la barra del Trabucador, que la playa se quede sin arena o se cierre progresivamente la garganta del hemidelta norte (El Fangar). Por ello, los científicos desarrollarán medidas basadas en la naturaleza que ayuden a disminuir estos efectos.

También se prevé la actuación anticipada mediante el sistema de alertas cuando la previsión indique tormentas extremas y analizar la interacción agua-sedimento-ecosistema bajo condiciones de clima presente y bajo un calentamiento artificial que simule las condiciones de clima futuro, para valorar cómo evolucionarán los servicios ecosistémicos. Este análisis se realizará in situ en el Delta del Ebro mediante la instalación de una cabina de control de parámetros ambientales como laboratorio climático temporal.

El proyecto contribuirá a dar una respuesta sostenible a la crisis climática y ayudará a proteger ecosistemas y biodiversidad costeros, únicos y difíciles de restaurar cuando sobrepasan ciertos límites de degradación. En el ámbito europeo, el proyecto incluirá medidas para conseguir una Europa neutra de emisiones contaminantes en el 2050. RES-COAST aglutina a 38 socios de 11 países: Alemania, Bulgaria, España, Francia, Holanda, Italia, Israel, Polonia, Reino Unido, Suiza y Turquía. Los socios españoles son, además del LIM y el Centro Internacional de Investigación y de Recursos Costeros de la UPC, Eurecat; Albirem; la Universidad Politécnica de Madrid; el Departament d'Acció Climàtica, Alimentació i Agenda Rural de la Generalitat de Catalunya y la Agencia Catalana de l’Aigua (entitad vinculada al Departament); el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, y la ONG SEO-Birdlife.

Para estas zonas costeras altamente vulnerables el proyecto cuantificará cómo las soluciones naturales reducen los riesgos de erosión e inundación y cómo se puede mejorar la calidad del agua en zonas costeras para conseguir un litoral más resiliente a los factores climáticos.