Aprobado el Plan de desconfinamento de la UPC

El Consejo de Gobierno de la UPC ha aprobado, el 14 de mayo, el Plan de desconfinamento y de reactivación progresiva de la actividad en los diferentes campus de la UPC. Una hoja de ruta que se plantea en cuatro fases y que se adaptará a la evolución de la pandemia y a las instrucciones de las autoridad competentes.

03/06/2020

El Plan de desconfinamento y reactivación progresiva de la actividad de la Universitat Politècnica de Catalunya · BarcelonaTech (UPC), que se ha articulado como consecuencia de la crisis sanitaria y social provocada por la COVID-19, presenta los criterios y directrices para las cuatro fases de desescalada de la actividad presencial en la Universidad y está sujeto a las modificaciones que la evolución de la pandemia vayan exigiendo.

El documento se ha definido a partir del diálogo y la negociación tanto en el marco del Comité de Seguridad y Salud de la Universidad como con los representantes de los trabajadores y trabajadoras y las unidades académicas y funcionales de la UPC. Pivota sobre la premisa de continuar proporcionando el servicio público que tiene encomendado la Universidad de manera compatible con la seguridad y la salud de las personas en un marco de responsabilidad colectiva.

El plan prevé una desescalada descentralizada en la que los centros docentes vayan priorizando el proceso y sitúa el teletrabajo como la modalidad preferente de trabajo mientras dure la actual situación de crisis sanitaria. El plan pone el énfasis también en hacer posible la conciliación en el regreso al trabajo presencial y la atención a las personas en riesgo como consecuencia de la epidemia por la COVID-19.

En la web de la UPC se ha publicado el portal COVID-19, que recoge toda la información sobre este plan, así como otros contenidos relacionados con la pandemia y que pueden ser de interés tanto para los estudiantes como para el personal de la Universidad. Respuestas a las preguntas más frecuentes, servicios y ayudas para estudiar y trabajar en remoto, así como los proyectos de investigación y de carácter social que la Universidad ha puesto en marcha para luchar contra la Covidien-19 son algunos de los contenidos del nuevo site.

Xavier Massó, gerent de la UPC

Xavier Massó, gerente:

“El plan de la UPC para la reactivación de la actividad se irá reescribiendo en función de la evolución de la pandemia”

La UPC dispone de una hoja de ruta para guiar la desescalada en la Universidad, que ha sido aprobado por el Consejo de Gobierno del 14 de mayo. El plan, con el nombre de 'Plan de desconfinamiento y reactivación progresiva de la actividad', se articula en medio de una crisis sanitaria y social provocada por la COVID-19. Muchas incertidumbres y la necesidad de hacer adaptaciones en función de las indicaciones de las autoridades sanitarias condicionan su ejecución. Para Xavier Massó, al frente de la Gerencia de la Universidad, la premisa es "continuar dando el servicio público que tenemos encomendado, en toda su extensión, pero este servicio tiene que llevarse a cabo de una manera compatible con la seguridad de las personas en un marco de responsabilidad colectiva".

¿Cuáles son las claves de este plan?
En primer lugar, continuar ofreciendo un servicio público de calidad, pero con la obligación de anteponer la salud de las personas. También es esencial la negociación con la parte social y la escucha activa de la comunidad. El plan es un documento vivo, que se irá reescribiendo en función de la evolución de la pandemia a escala mundial, pero también con las afectaciones que tenga a nivel local, con todo lo que ello implica de imprevisibilidad. En este escenario, tenemos que seguir trabajando, pero está claro que se necesitaba una planificación, una hoja de ruta que evitara la improvisación. Otro elemento relevante del plan es la descentralización de la desescalada en la UPC: a partir de la fase 2 hemos previsto que los centros docentes prioricen las actuaciones a realizar ya que somos una universidad heterogénea y las necesidades de cada centro y de cada unidad académica son diferentes.

¿Cómo se ha llevado a cabo esta planificación?
El punto de partida es un primer documento técnico que nace del Servicio de Prevención de Riesgos Laborales y que nos permite enmarcar el plan que finalmente se ha definido. El texto ha evolucionado con actuaciones en el entorno y también con criterios organizativos y de condiciones de trabajo, con el objetivo de que favorezcan la protección de las personas y el trabajo seguro. En el centro del plan está la seguridad las personas. Se han hecho muchos contactos y reuniones con el Comité de Seguridad y Salud (CSS), con los representantes de los trabajadores y trabajadoras; también con las direcciones de las unidades tanto académicas como funcionales. Se trataba de desarrollar un proyecto de desescalada en cuatro fases y sobre el cual tendremos que seguir trabajando para recoger todas las sensibilidades, y también toda la casuística de la heterogeneidad de la Universidad. Era necesario asumir la responsabilidad de poner en marcha la actividad presencial de la UPC con la colaboración y el compromiso de todos.

El teletrabajo es uno de los elementos clave...
Sí, durante el tiempo que dure esta situación, el teletrabajo será la fórmula preferente de trabajo en la UPC. Se ha hecho todo el esfuerzo posible para dotar en tiempo record de las herramientas para hacer este teletrabajo posible para todos. En el plan, la presencialidad queda, forzosamente, reservada para situaciones imprescindibles. La autoprotección es una prioridad y es por eso que la Universidad ha hecho compras importantes de materiales de autoprotección como mascarillas, guantes y gel hidroalcohólico. Asimismo, se han reforzando las actuaciones de información y sensibilización para ser muy claros informando a las personas de lo que hay que hacer y de lo que se puede hacer en cada momento.

En un momento tan difícil como el actual, ¿cómo se contempla la conciliación en el retorno a la actividad presencial de la plantilla?
El plan contempla medidas importantes de conciliación porque sabíamos los problemas que están teniendo muchas personas con los niños y las niñas en casa o con personas mayores dependientes. Era básico. Así, las personas que en las fases 1, 2 y 3 tengan dificultades añadidas de conciliación por tener menores de 12 años a su cargo, personas dependientes o personas con dificultades de edad avanzada, podrán continuar teletrabajando. Deberán informar de la situación a su superior para que se pueda organizar adecuadamente el trabajo presencial.

Las personas en riesgo, ¿merecen una atención especial en el plan?
El mismo Ministerio de Sanidad definía una lista, al principio de la emergencia sanitaria, en la que concretaba los colectivos en riesgo durante la epidemia. En la UPC, en la negociación del plan con los representantes de los trabajadores y trabajadoras, llegaron al acuerdo de incluir también las personas que están en periodo de lactancia y aquellas que están en tratamiento activo por un cáncer, o pueden tener dificultades por haber sufrido esta enfermedad recientemente. El plan prevé el mecanismo para que estas personas puedan continuar teletrabajando o, en caso de que voluntariamente quieran trabajar presencialmente, se les recomienden medidas más específicas de autoprotección.

¿Mascarillas sí o mascarillas no?
El uso de mascarillas es altamente recomendable y obligatoria siempre que no se pueda mantener la distancia. Será así en el caso de los estudiantes que tengan que asistir a seminarios, laboratorios, aulas o espacios de bibliotecas y hasta la fase 3. Si el estudiante no dispone de mascarilla y tiene que acudir a la Universidad, puntualmente, a hacer un examen o una práctica durante las fases 2 y 3, se le facilitaremos... Con lo que esto implica, ya que la situación del mercado de elementos de protección es realmente muy complicada. Pero cabe recordar que la previsión es que este curso se acabará de manera no presencial.

¿Y en el caso del personal UPC?
En el caso del personal, hemos previsto proporcionar mascarillas en todas las fases del plan mientras dure la situación. En todo caso, siempre se informará a las personas sobre lo que debe hacerse en cada situación. El compromiso de todos para tener una UPC protegida debe ser respetar siempre la distancia de seguridad de dos metros y reforzar al máximo las medidas de higiene personal.

¿Cuánto le costará a la UPC esta pandemia?
Aún es difícil de saber porque, aunque estamos haciendo aproximaciones, no sabemos del cierto qué repercusión real tendrá en la matrícula de los másteres, por ejemplo, que es la que se puede ver más afectada, conjuntamente con los proyectos de investigación y de transferencia. A estas cantidades, de las que hemos llevado una primera aproximación al Consejo de Gobierno, se deberán incorporar aspectos como el coste de los equipos de protección individual, el coste del refuerzo de la intensificación de la limpieza para garantizar la desinfección de los espacios, y otras que estamos acabando de evaluar. En todo caso, se priorizarán las necesidades y las inversiones que se deriven de esta situación, que nos ha hecho más virtuales y ha creado nuevas necesidades en el ámbito de la docencia no presencial. Es en este sentido que estamos planificando las inversiones que podremos asumir este año a partir del plan plurianual de inversiones universitarias.

¿Cómo superará la UPC esta crisis?
Tenemos la UPC bien preparada y las personas que forman parte de ella absolutamente implicadas en superar la actual situación, incluso para encontrar nuevas oportunidades pese a la compleja situación que estamos viviendo personal y socialmente. Creo que la UPC ha hecho un proceso de adaptación bastante modélico porque todos los colectivos han trabajado en la misma dirección, poniendo por encima de todo el objetivo y la misión institucional.