Desarrollan una app basada en el patrimonio cultural inmaterial para prevenir la pérdida de memoria en personas mayores

+
Descargar

60 personas mayores de España y Portugal probarán la 'app' el próximo mes de septiembre

+
Descargar

A través de vídeos, la 'app' mostrará canciones y danzas significativas para el usuario

+
Descargar

Buena parte de las actividades utilizan elementos de la literatura oral, como refranes, para estimular los recuerdos

El grupo de investigación Soft Computing de la UPC lidera el proyecto LONG-REMI para el diseño de una aplicación tecnológica que permita hacer terapia de reminiscencia. El proyecto se desarrollan conjuntamente con la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y el Instituto Politécnico de Coimbra (IPC), de Portugal.

01/07/2021

El patrimonio cultural inmaterial –como, por ejemplo, la literatura oral, la música o la danza− contribuye a la construcción identitaria como parte de nuestro imaginario colectivo. Son elementos muy arraigados en nuestra identidad cultural que pueden tener un impacto muy positivo en el contexto de la terapia de reminiscencia para prevenir el deterioro cognitivo.

El objetivo del proyecto LONG-REMI es el desarrollo de una aplicación tecnológica basada en la inteligencia artificial que permita realizar la terapia de reminiscencia de forma periódica, individualizada y adaptada a las necesidades de los pacientes, tomando como base todo este patrimonio compartido. Se trata de una app muy sencilla e intuitiva pensada para utilizarse en una tableta, a través de la cual se muestran fotografías, vídeos o preguntas relacionadas con refranes, trabalenguas o canciones, que funcionan como estímulos para favorecer los recuerdos.

La finalidad de la aplicación, que estará disponible a finales de año, es prevenir el deterioro cognitivo y evitar los efectos de la pérdida de memoria severa, además de mejorar el estado de ánimo y la salud en general. La app se podrá utilizar en pacientes con y sin deterioro cognitivo y permitirá realizar la terapia de reminiscencia de una forma más ágil, cómoda y económica que con los tratamientos convencionales, donde las terapias se encarecen por la necesidad de hacer un seguimiento por parte de personal especializado, y los tratamientos se acaban llevando a cabo solo para pacientes con demencia, con sesiones puntuales.

El proyecto está liderado por la investigadora Àngela Nebot, responsable del grupo de investigación Soft Computing (SOCO) del Intelligent Data Science and Artificial Intelligence Research Center (IDEAI) de la Universitat Politècnica de Catalunya · BarcelonaTech (UPC), y cuenta con la participación del investigador Francisco Múgica, del mismo grupo de investigación, y de investigadores de la Fundación Salud y Envejecimiento de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y del Instituto Politécnico de Coimbra (IPC), en Portugal.

Inteligencia artificial para el reconocimiento de las emociones
Una de las tareas de los investigadores de la UPC es el desarrollo del algoritmo que debe guiar la terapia de reminiscencia de forma individualizada y adaptada a las necesidades concretas de cada usuario según el deterioro cognitivo. Para ello, se usan técnicas de inteligencia artificial de reconocimiento facial que, a través de visión por ordenador y de aprendizaje automático, permiten evaluar de forma dinámica las emociones de la persona mientras realiza las actividades, sobre todo analizando la forma y la posición de la boca y de los ojos.

Tal como explica Àngela Nebot, “las emociones básicas del paciente que se registran −alegría, tristeza, indiferencia o enojo−, representan una información muy valiosa que guiarán al algoritmo constantemente para buscar en tiempo real las actividades que mejor potencien los recuerdos”. Así, “aquellos elementos que sean significativos para el paciente y que sugieran recuerdos positivos serán explotados por el algoritmo, que ofrecerá información relacionada para conseguir los mejores resultados de la sesión terapéutica”, añade la investigadora Àngela Nebot, que también es profesora de la Facultad de Informática de Barcelona (FIB).

“Las terapias de estimulación cognitiva tienen un interés creciente y se recomiendan en las personas con deterioro cognitivo y demencia en fases iniciales para el mantenimiento cognitivo, funcional y de calidad de vida. Es crucial desarrollar nuevas herramientas de estimulación cognitiva para las personas mayores con deterioro cognitivo en la práctica clínica, con la ayuda de las nuevas tecnologías”, añade Antoni Salvà, director de la Fundación Salud y Envejecimiento de la UAB.

Para Sara Domènech, responsable de investigación en el ámbito cognitivo de la Fundación Salud y Envejecimiento de la UAB “el patrimonio cultural inmaterial como temática para llevar a cabo la terapia de reminiscencia aporta un sentimiento de pertenencia y de identidad a los participantes, además que les permite realizar la terapia de manera agradable y teniendo en cuenta sus gustos y preferencias”.

El funcionamiento de la app se ensayará el próximo mes de septiembre con 60 personas mayores de España y Portugal. Concretamente en Barcelona, un grupo de personas participará en los ensayos que se realicen en el Casal de Gent Gran del Baix Guinardó, en la Asociación Nou Horitzó y en el Hospital de Día Parc Sanitari Pere Virgili y serán: diez personas sin deterioro cognitivo, diez con deterioro cognitivo leve y diez con demencia leve. Los ensayos consistirán en tres sesiones individuales de 45 minutos que permitirán evaluar la respuesta de cada persona ante los estímulos que presente la aplicación.

El proyecto LONG-REMI está financiado, en el marco del Programa para una Sociedad Longeva PSL-POCTEP, por la Fundación CSIC y los fondos FEDER de la Unión Europea.