En marcha 56 proyectos de cooperación en el 25º aniversario del CCD

En marcha 56 proyectos de cooperación en el 25º aniversario del CCD

Imagen de unos de los proyectos de cooperación del CCD del 2016, en Ghana

Descargar

56 proyectos de cooperación para el desarrollo han comenzado su andadura estos meses en la UPC. Impulsados por el Centro de Cooperación para el Desarrollo (CCD), que este año celebra su 25º aniversario, cuentan con la participación directa de 165 miembros de la comunidad universitaria. están financiados, en parte, por las aportaciones económicas y voluntarias de estudiantes, profesorado, y personal de administración y servicios de la Universidad, a través de la campaña 0,7%.

24/09/2017

na buena parte de los proyectos de cooperación de la UPC, en particular aquellos en los que intervienen estudiantes, se han puesto en marcha estos días al coincidir el periodo de ejecución sobre el terreno con las vacaciones de verano. El objetivo es permitir compatibilizar los estudios con la participación en estos proyectos.

Así, cerca de 165 personas de la comunidad universitaria se desplazarán a 26 países para participar directamente en la ejecución de los 56 proyectos de cooperación impulsados desde el CCD a través de su convocatoria de ayudas. El diseño y la instalación de software y equipamiento TIC en un centro de maternidad y en una escuela de Etiopía, la introducción de estrategias de cultivo para la producción hortícola en una zona rural de Zimbabwe, la implementación de un modelo para la toma de decisiones en un campo de refugiados del Irán, la construcción de una embarcación en el pueblo de Azizakpe, en Ghana, o la puesta en marcha de un taller de óptica para mejorar la salud ocular juvenil en el Senegal, son algunos de los ejemplos de los proyectos que empiezan ahora su fase de ejecución. El CCD también ayuda a otras iniciativas solidarias impulsadas des de la UPC, como es el caso del Programa CUV-Social.

A parte de los proyectos de cooperación, desde el CCD también da apoyo a actividades de educación para el desarrollo y la sensibilización, como la organización del ‘Altre Fòrum’ en la ETSEIB o la elaboración de material docente sobre buenas prácticas en bioconstrucción y técnicas constructivas tradicionales de los países del sud, entre otras actividades. Si se suman estos proyectos, a través de la convocatoria de ayudas del CCD se da apoyo a un total de 58 proyectos y actividades.

Aportaciones voluntarias mediante la campaña 0,7%
Los proyectos e iniciativas de la última convocatoria, correspondiente al curso 2017-2018, cuentan con un presupuesto total de cerca de 255.000 euros, procedentes en parte de las aportaciones económicas que realiza la comunidad universitaria mediante la campaña 0,7%. Esta campaña permite a los estudiantes realizar una aportación voluntaria de 5 euros en el momento de realizar la matrícula, y al personal docente e investigador, así como al de administración y servicios, realizar aportaciones voluntarias a través de la nómina. Las contribuciones recibidas por este mecanismo, que se puso en marcha el curso 1996-1997, se suman a los recursos que aporta la institución para hacer posible el programa de cooperación al desarrollo de la UPC que gestiona el CCD. 

25 años de compromiso

El CCD es una unidad de la UPC que nace en 1992 a iniciativa del Consejo Social de la Universidad con la misión de impulsar la implicación activa en el ámbito de la cooperación al desarrollo y ayudar a la realización de iniciativas en este campo por parte de toda la comunidad universitaria. Además, desarrolla un trabajo de formación y sensibilización sobre esta problemática.

En el curso en que se cumple su 25º aniversario, se ha iniciado el trabajo para integrar a la actividad universitaria los compromisos que se derivan de la Agenda 2030 aprobada por Naciones Unidas que, con los 17 objetivos de Desarrollo Sostenible, configuran la agenda global de desarrollo de este próximo periodo. La elaboración de un nuevo reglamento del CCD es un paso más en esta dirección, que refuerza el compromiso de la universidad con la lucha contra la pobreza y las desigualdades a escala local y global.

Este año, la crisis de los refugiados ha movilizado las universidades catalanas, también la UPC, que ha impulsado actividades de sensibilización, ha apoyado proyectos en campos de refugiados en Grecia y en el Líbano, y prepara acciones para facilitar la acogida de estudiantes procedentes de zonas en conflicto.
En el ámbito de la cooperación local, la consolidación del Programa UPC de Voluntariado TIC de ayuda a entidades sociales y el buen funcionamiento de iniciativas como el programa UPC Reutiliza o el proyecto Rossinyol de mentoría marcan un camino en la línea del aprendizaje-servicio, que contribuye a mejorar la formación de arquitectos e ingenieros y, por encima de todo, de ciudadanos globales.