La primera Mapathon de la UPC identifica 328 puntos críticos de accesibilidad en la zona Vallparadís-Universitat

+
Descargar

Participantes en la primera Mapathon UPC de Terrassa antes de salir a la calle informándose sobre el sistema creado por la UPC

+
Descargar

Participantes en la primera Mapathon UPC de Terrassa antes de salir a la calle informándose sobre el sistema creado por la UPC

Más de un centenar de personas de la comunidad universitaria, junto con personas con discapacidades o movilidad reducida y personal técnico municipal, participaron el 20 de noviembre en la primera Mapathon inclusiva de la Universitat Politècnica de Catalunya · BarcelonaTech (UPC) en Terrassa para obtener información sobre la accesibilidad en las calles de la zona Vallparadís-Universitat, mediante un sistema de geolocalización creado por la Universidad. La mayor parte de los puntos críticos se ubican en la Rambla Sant Nebridi y en el comienzo de la carretera de Castellar y de la Avenida Jacquard.

02/12/2019

Más de un centenar de personas de la comunidad universitaria de la Escuela Superior de Ingenierías Industrial, Aeroespacial y Audiovisual de Terrassa (ESEIAAT), de la Facultad de Óptica y Optometría de Terrassa (FOOT), de la Escuela Universitaria de Enfermería y Terapia Ocupacional de Terrassa (EUIT), del Conservatorio de Terrassa y de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura del Vallès (ETSAV), junto a personas con discapacidades o movilidad reducida y personal técnico municipal, participaron el 20 de noviembre en la primera Mapathon inclusiva de la Universitat Politècnica de Catalunya · BarcelonaTech (UPC) en Terrassa para obtener información sobre la accesibilidad en las calles de la zona Vallparadís-Universitat, mediante un sistema de geolocalización creado por la Universidad.

Según se puede observar en el mapa, hay un total de 328 puntos críticos de accesibilidad y las zonas con más puntos se localizan en el inicio de la carretera de Castellar, en la Rambla Sant Nebridi y al inicio de la Avenida Jacquard. Los puntos identificados y geolocalizados se distribuyen en tres grandes grupos: obstáculos que ocupan la vía pública, accesibilidad deficiente e impedimentos para la movilidad en espacios públicos.

En cuanto a los obstáculos en la vía pública, se han identificado elementos salientes de las fachadas, espacios de paso estrechos, cruces no señalizados, falta de rutas para invidentes, escalones aislados, irregulares o desiguales, elementos bajos no detectables, mobiliario urbano desordenado, agujeros de árboles, semáforos sin señal acústica, carril bici sin pavimento diferenciado o enchufes no accesibles para cargar baterías de sillas de ruedas.

En cuanto a los puntos con accesibilidad deficiente, se han detectado rampas inadecuadas, falta de acceso al mismo nivel, escaleras y rampas sin barandillas, cristales no señalizados, puertas difíciles de abrir, alfombras con resaltes, carteles con poco contraste y con letras demasiado pequeñas, escaleras no señalizadas y posición inadecuada de carteles.

Sobre los impedimentos para la movilidad en espacios públicos, destacan marquesinas y señalizaciones ubicadas en lugares poco adecuados, información de transporte público deficiente, obstáculos en la fachada que no permiten el paso y pavimentos en mal estado.

Las Mapathons de la UPC
La UPC ofrece en abierto el software de geolocalización para otras iniciativas que quieran usarlo como herramienta que ayude a recoger información clave de cara a resolver aspectos críticos, tanto en accesibilidad como en otros ámbitos.

Las 'Mapathons de inclusión' son fruto del proyecto OnVaGIS, una iniciativa colaborativa de los equipos de gestión de la UPC con el fin de utilizar los Sistemas de Información Geográfica (GIS), para resolver retos de inclusión y accesibilidad de los campus de la UPC.

La ‘Mapathon’ del dia 20 de novembre a Terrassa va tenir lloc després de dues proves pilot en espais urbans a la ciutat de Barcelona (una al districte de les Corts i una altra al Campus Nord de la UPC), en les quals van participar més de 150 persones (durant un màxim de tres hores i en equips de mínim 5 persones). En aquestes proves, s’ha comprovat la validesa i la utilitat de les mapathons per detectar punts crítics des del punt de vista de l’accessibilitat en els quals, un cop coneguts, s’han implementat actuacions que han significat millores per a les persones usuàries.