La sonda InSight de la NASA, con tecnología UPC a bordo, aterriza con éxito en Marte

+
Descargar

Imagen de Marte realitada por el brazo robótico de la sonda InSight. Image Credit: NASA/JPL-Caltech

La sonda InSight de la NASA ha aterrizado con éxito en Marte este lunes con tecnología UPC a bordo. Investigadores del grupo de investigación en Micro y Nanotecnologías de la Universidad han participado en el diseño del sensor de viento que va embarcado en la sonda, que será la primera que registrará las vibraciones sísmicas y medirá el flujo de calor que emite la superficie del planeta, datos que ayudarán a conocer cómo se formó el planeta y su composición interna.

28/11/2018

La misión InSight de la NASA se lanzó el pasado mes de mayo y ha aterrizado con éxito en la superficie de Marte a las 20:53 horas del lunes 26 de noviembre (hora peninsular). Ha tocado suelo en Elysium Planitia, una extensión plana, sin accidentes orográficos y, por tanto, más segura para el aterrizaje. Unos 40 días después, un brazo robótico depositará sobre la superficie marciana uno de los dos instrumentos principales de la misión: un sismógrafo.
 
El sismógrafo permitirá medir los terremotos marcianos y utilizar las ondas sísmicas para comprender mejor la historia del planeta rojo, así como la formación y la evolución de los otros planetas rocosos del sistema solar. El InSight también lleva a bordo un sensor de viento que han sido desarrollado por el Centro de Astrobiología de Madrid (CSIC-INTA), en colaboración con las empresas CRISA y Alter, la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC) y otras entidades .

"El sensor de viento tiene una doble función: por un lado, permitirá determinar si el viento interfiere en las medidas que enviará el sismógrafo sobre los terremotos que se producen en Marte", explica el profesor Manel Domínguez, investigador principal del proyecto en la UPC, dirigido previament por el profesor Luis Castañer hasta su jubilación el pasado mes de agosto. "Por otro lado, también nos suministrará información muy valiosa a nivel local: ver cómo se comporta el viento y el polvo que transporta, su fuerza, como cambia de dirección ... nos permitirá diseñar modelos 3D y conocer mejor, en definitiva, la orografía y la climatología del planeta."

El sensor de viento va equipado con un chip de silicio diseñado y fabricado por investigadores del grupo de Investigación en Micro y Nanotecnologías de la UPC, vinculado a la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Telecomunicación de Barcelona (ETSETB). La misión, que durará unos dos años terrestres, recibirá los primeros datos en las próximas horas. Se trata de un equipamiento similar al que se diseñó para el robot explorador Curiosity, para la misión Mars Science Laboratory (MSL), que llegaba a Marte en agosto de 2012. Durante este años han trabajado en las distintas misiones varios investigadorse: Vicente Jiménez, Lukasz Kowalski, Jordi Ricart, María Teresa Atienza, Sergi Gorreta y Gema López.

Los investigadores de la ETSETB ya trabajan para la próxima misión Rover Mission Mars 2020, una misión del Programa de Exploración de Marte de la NASA que incluirá un automóvil de exploración marciana que tiene previsto lanzarse en 2020. El objetivo principal de esta misión será la observación de signos de habitabilidad, realizando complejos análisis químicos con varios instrumentos, incluyendo uno diseñado para buscar signos de vida microbial del pasado. Otro aspecto importante es que el vehículo contará con un taladro que permitirá extraer muestras de la superficie del planeta para ponerlas en un receptáculo de cara a que, en una futura misión, estas muestras retornen a la Tierra.

"Esta otra misión, denominada Mars Sample Return, es un reto impresionante porque implica despegar desde Marte para devolver las muestras a la Tierra", explica Domínguez. Una vez devueltas las muestras se podrán analizar los laboratorios más avanzados sin estar limitados por las restricciones de volumen, peso, energía ... típicas de los instrumentos espaciales. "Devolver muestras ya se hizo en las misiones Apolo", comenta el investigador del Departamento de Ingeniería Electrónica. Y añade: "Por ejemplo, las muestras de la Luna se han analizado estos años, permitiendo además aplicar nuevas técnicas de análisis conforme se diseñando a lo largo del tiempo. Técnicas que no existían en el momento del lanzamiento se pueden aplicar al cabo de unos años."

Noticias relacionadas: