La UPC-EEABB participará en la valorización de residuos de la nueva planta del Área Metropolitana de Barcelona

+
Descargar

Planta de transferencia de residuos futura CEBA a Viladecans

El Área Metropolitana de Barcelona (AMB) creará un Centro de Producción de Biofertilitzantes y Abonos, en Viladecans, para tratar los residuos de tipo orgánico de Barcelona y convertirlos en recursos de alta calidad para el Parque Agrario del Baix Llobregat. En el proceso de valorización de estos residuos participará la Escuela de Ingeniería Agroalimentaria y de Biosistemas de Barcelona (EEABB) de la UPC.

19/11/2020

La Escuela de Ingeniería Agroalimentaria y de Biosistemas de Barcelona (EEABB) de la Universitat Politècnica de Catalunya · BarcelonaTech (UPC) llevará a cabo, en las instalaciones de la Agrópolis, en Viladecans, una parte de los ensayos experimentales del futuro Centro de Producción de Biofertilitzants y Abonos (CEBA), que servirán para convertir los residuos de tipo orgánico de la metrópolis de Barcelona en abonos y fertilizantes de alta calidad para el Parque Agrario del Baix Llobregat.

El proyecto de creación del CEBA ha sido presentado, el 17 de noviembre, en un acto en el cual han participado Eloi Badia, vicepresidente de Ecología del AMB; Anna Graso, directora de la EEEABB de la UPC; Gemma Francès, gerente del Parque Agrario del Baix Llobregat, y representantes del Ayuntamiento de Viladecans y de la Agencia de Residuos de Cataluña.

El AMB tiene previsto construir, durante los años 2022 y 2023, en el término municipal de Viladecans, la nueva planta de residuos, que será pionera en Europa y supondrá una inversión de 53,5 millones de euros. La planta, que se pondrá en marcha el 2024, estará equipada con medios de generación de energía verde, como placas solares, y también será fuente de otros recursos sostenibles: agua regenerada para el Parque Agrario, energía eléctrica de origen renovable y biometano que será apto para uso vehicular o para inyección en la red.

Esta nueva planta de tratamiento de residuos metropolitanos partirá de la reconversión de la actual planta de transferencia de residuos situada en Viladecans, para transformarla en una instalación dedicada a recuperar los nutrientes presentes en la fracción orgánica de los residuos (FORM). Ubicado en el Parque Agrario del Llobregat, el CEBA permitirá satisfacer las necesidades de fertilización y adobado de los cultivos de este parque agrario, que es el principal centro de producción alimentaria del área metropolitana de Barcelona.

Funcionamiento
La fracción orgánica de los residuos municipales (FORM) se tratará mediante un proceso de digestión anaerobia, donde se producirá biogás además de la materia orgánica que se utilizará para el adobado del Parque Agrario. El biogás producido se utilizará, en parte, como combustible en grupos de cogeneración donde se producirá energía eléctrica y energía térmica. La energía térmica será en forma de vapor de baja presión, que se utilizará para satisfacer las necesidades energéticas de la propia planta, y una parte de la energía eléctrica se destinará a puntos de recarga de vehículos eléctricos que se podrán utilizar para vehículos de los servicios públicos municipales. El resto de biogás se enriquecerá y se purificará para producir biometano.

El AMB basa una parte de la filosofía de esta instalación en el proyecto europeo LIFE Methamorphosis.

El CEBA, con una capacidad de tratamiento anual de FORM de 90.000 toneladas, servirá como centro de experimentación para estudiantes y graduados del EEABB, para desarrollar nuevos proyectos de mejora del tratamiento de los residuos orgánicos.

Menos residuos, más recursos
La generación de residuos sólidos municipales (RSM) es una preocupación a nivel mundial. El índice de generación es de 2.000 millones de toneladas anuales, y se espera que llegue a la cifra de 2.200 millones de toneladas en 2025.

En el ámbito del Área Metropolitana de Barcelona la generación de residuos municipales fue de 1,52 millones de toneladas, equivalente a 475 kg per cápita en 2019. Solo el 20% de estos residuos acabó depositándose en un depósito controlado. 

De acuerdo con el Programa metropolitano de prevención y gestión de recursos y residuos municipales 2019-2025 (PREMET25), el principal reto de la gestión de residuos del AMB es salir del estancamiento en la recogida selectiva (37,4% en 2019), y lograr el 55% de reciclaje en 2025. Para conseguirlo, el programa marca el objetivo que en 2025 las fracciones orgánica y resto se recojan puerta a puerta o mediante contenedores inteligentes.