La UPC participa en un proyecto para transformar residuos de papel en materias primas secundarias

+
Descargar

Diagrama circular del proyecto

+
Descargar

Demostración a escala real de los pilotos desarrollados en España

La UPC colabora en el proyecto europeo PaperChain, una iniciativa que quiere desarrollar un modelo de economía circular que aproveche los residuos generados por la industria del papel y los emplee como materias primas en los sectores de la construcción, minero y químico. Las primeras pruebas, en España, se están realizando en la provincia de Zaragoza, donde se está comprobando la viabilidad del uso de cenizas como conglomerantes alternativos para carreteras.

24/10/2018

El proyecto PaperChain, coordinado por Acciona, cuenta con la participación de 20 socios de cinco países europeos e incluye demostraciones a gran escala en diversos entornos operativos: en el sector de la construcción, en España (capas de suelo estabilizado en carreteras), en Portugal (asfaltos y hormigones) y en Eslovenia (materiales compuestos para estabilización de taludes); y en Suecia, en el sector químico (bioetanol para productos químicos secundarios) y en el sector minero (capas sellantes de escombros). Con un presupuesto de 7,8 millones de euros, el proyecto está financiado por el programa de investigación e innovación Horizon 2020 de la Unión Europea.

Un equipo de investigadores del grupo de investigación Materiales de Construcción y Carreteras (MATCAR) de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC), formado por Rodrigo Miró, Adriana Martínez, Félix-Edmundo Pérez, Marilda Barra y Diego Aponte, participa en el proyecto, en concreto, en la mejora y la estabilización de las explanadas en las que se apoya el firme de la carretera. En estas superficies, el conglomerante habitualmente empleado para reforzar la resistencia al tráfico —cemento o cal— es sustituido por cenizas procedentes de la industria papelera. El uso de estas cenizas permite importantes reducciones de la huella de carbono en la construcción de carreteras ya que el cemento y la cal son importantes emisores de CO2.

El equipo de investigadores también se ocupa de caracterizar los materiales a emplear —suelos y cenizas—, así como de evaluar las propiedades mecánicas de su combinación resultante, a fin de definir la fórmula de trabajo a utilizar en las etapas de construcción. Esta etapa también incluye un estudio de durabilidad mediante ensayos que simulan los efectos climáticos a largo plazo.

Casos prácticos en Zaragoza
Para comprobar la viabilidad del uso de las cenizas, se ha realizado un monitoreo técnico de dos tramos de prueba en la provincia de Zaragoza mediante un sistema de auscultación. El primer tramo se está realizando este mes de octubre en Ejea de los Caballeros y consiste en la estabilización de un camino sin pavimentar —de un quilómetro de longitud— en el entorno de un parque periurbano.

El segundo tramo de prueba, que se está construyendo en Villamayor de Gállego, consiste en la renovación del firme de una calle de un quilómetro de longitud mediante la ejecución de una capa de suelo estabilizado.

El efecto de las cenizas en estos suelos se traduce en la mejora del comportamiento de los mismos en cuanto a su durabilidad, minimizando problemas a largo plazo de posibles expansiones. Además, esta zona de Zaragoza tiene una extensa red de caminos rurales.