El grupo SARTI de la UPC estudia el impacto del volcán de La Palma en el ecosistema marino

+
Descargar

Las ocho boyas WAVY desarrolladas por el grupo SARTI de la UPC

+
Descargar

Con el despliegue de las boyas se obtiene información de los gradientes de temperatura superficial y de las corrientes marinas de la zona

+
Descargar

Los investigadores del grupo SARTI en el despliegue de los drifters

+
Descargar

El Módulo de Instrumentos Genéricos de EMSO (EGIM)

El Centro de Desarrollo de Sistemas de Adquisición Remota y Tratamiento de la Información (SARTI) de la UPC, en el Campus de Vilanova y la Geltrú, trabaja en dos proyectos en la isla de La Palma —el proyecto MELOA y el despliegue de los módulos EGIM—, con el objetivo de obtener un mejor conocimiento de lo que está sucediendo en el mar en la zona del nuevo delta lávico.

14/12/2021

El Centro de Desarrollo de Sistemas de Adquisición Remota y Tratamiento de la Información (SARTI) de la Universitat Politècnica de Catalunya · BarcelonaTech (UPC) participa activamente en dos proyectos para recoger información y ampliar el conocimiento científico de lo que está pasando en la isla de La Palma, concretamente, en la zona del nuevo delta lávico. Se trata de los proyectos europeos Multisensor Extra Light Oceanography Apparatus (MELOA) y el despliegue del Módulo de Instrumentos Genéricos (EGIM) en colaboración con el Observatorio Europeo Multidisciplinar para el estudio de Fondo Marino y la Columna de Agua (EMSO) y la Plataforma Oceánica de Canarias (PLOCAN).

Monitorizando los efectos del nuevo delta lávico
El grupo SARTI, vinculado a la Escuela Politécnica Superior de Ingeniería de Vilanova y la Geltrú (EPSEVG), trabaja, desde hace años, desarrollando boyas, llamadas WAVY Ocean drifters, con mayor capacidad de autonomía para poder registrar la temperatura y las corrientes de los océanos el máximo tiempo posible. Ahora, han aplicado esta tecnología para evaluar el impacto del volcán de La Palma en el océano. Joaquín del Río, investigador del SARTI y coordinador del proyecto en la UPC, explica: “mediante los WAVYS, obtenemos información de los gradientes de temperatura superficial y de las corrientes marinas de la zona. Esta información nos permitirá validar y corregir los modelos de predicción de las corrientes actuales, que se han visto alteradas debido a la variación de la línea de costa y la batimetría de la zona debido al nuevo delta lávico. Los drifters siguen “derivando” y enviando información vía satélite mediante Argos.”

En colaboración con la Plataforma Oceánica de Canarias (PLOCAN), un total de ocho WAVY Ocean drifters se lanzaron entre el 27 y 29 de octubre cerca del delta de lava provocado por la erupción del volcán Cumbre Vieja para analizar el efecto de este evento sobre el comportamiento de las aguas poco profundas, recogiendo datos de la temperatura del mar, la circulación del agua costera y los patrones de oleaje. De los ocho drifters desplegados, dos todavía siguen en el agua recogiendo información y se puede realizar el seguimiento a través de la aplicación MELOA Citizen Awareness, ya que envían su posición GPS vía satélite. De hecho, la tecnología empleada en La Palma ya se había ensayado en el marco del proyecto europeo Multisensor Extra Light Oceanography Apparatus (MELOA).

Datos clave para evaluar los efectos de la actividad volcánica
Monitorizar y evaluar el impacto de la actividad del volcán Cumbre Vieja en el ecosistema marítimo de la isla de La Palma con el despliegue del Módulo de Instrumentos Genéricos (EGIM): este es el objetivo de la expedición liderada por el grupo SARTI de la UPC y la Plataforma Oceánica de Canarias (PLOCAN), en colaboración con el Observatorio Europeo Multidisciplinar para el estudio de Fondo Marino y la Columna de Agua (EMSO).

El Módulo EGIM se ha desarrollado para garantizar la obtención de datos, consistentes, comparables y precisos y a largo plazo, de diversos parámetros oceánicos: temperatura, salinidad, oxígeno disuelto, acústica submarina, turbidez, conductividad, presión y corrientes. Así, la expedición en la isla de La Palma monitorizará durante los próximos tres meses estas variables en la Zona de Especial Conservación (ZEC), llamada 'Franja marítima de Fuencaliente', que cubre un área de 7.055,25 hectáreas y recorre la costa de distintos municipios de la zona, para evaluar la influencia de la actividad volcánica en el ecosistema. El proyecto también está coordinado, en la UPC, por el investigador Joaquín del Río.

Los datos recogidos por los siete sensores del dispositivo EGIM pueden ser clave para analizar la situación de la crisis en el ecosistema marítimo y pueden ser un recurso importante para la comunidad científica y las autoridades de emergencia que están gestionando la crisis.