IA y 5G-6G, las tecnologías con más capacidad de disrupción tecno-social, según Fractus-UPC Deep Tech Hub

Presente en el Deep Tech Summit

Fractus-UPC Deep Tech Hub estará presente los días 28 y 29 de noviembre tiene lugar en el Palacio de Congresos de Fira de Barcelona, el Barcelona Deep Tech Summit. Una cincuentena de empresas surgidas de la UPC y varios investigadores e investigadoras de la UPC presentarán avances y tendencias transformadoras en transición energética, digitalización de la industria, conectividad, movilidad urbana, biomedicina y tecnología del espacio.

La inteligencia artificial, el 5G-6G, el big data, la robótica, la ciberseguridad, las redes y los protocolos de IoT y la impresión 3D y 4D son las tecnologías con más grupos de investigación en la UPC, según el estudio 'Análisis, mapeo y detección de áreas y tecnologías de Deep Tech'. Elaborado con una metodología propia y en el marco del Fractus-UPC Deep Tech Hub, el estudio detecta hasta 16 tecnologías en las que trabajan casi el 50% de los grupos de investigación de la Universidad, en función del impacto social o la escalabilidad industrial.

27/11/2023

La Inteligencia Artificial (IA) y las 5G-6G son las tecnologías deep tech más investigadas en la Universitat Politècnica de Catalunya - BarcelonaTech (UPC). Así se desprende del estudio “Análisis, mapeo y detección de áreas y tecnologías de Deep Tech”, elaborado en el marco del Fractus-UPC Deep Tech Hub. Este hub ha estado presente los días 28 y 29 de noviembre en el Barcelona Deep Tech Summit (BDTS).

Otras tecnologías como big data, robótica, sistemas ciberfísicos (que integran procesos físicos y componentes computacionales interconectados), Redes y Protocolos de IoT (por Internet de las Cosas, en inglés), impresión 3D y 4D también reciben una atención significativa de los grupos de investigación de la UPC.

Prácticamente todas ellas son tecnologías con niveles destacados de madurez según el estudio, que se define a través del Nivel de Preparación Tecnológica (TRL, por las siglas en inglés) y el Nivel de Preparación Social (SRL) de cada una. Estas tecnologías están encontrando aplicaciones muy relevantes en diversos sectores, desde la salud hasta la industria, optimizando resultados y procesos.

Son algunas de las conclusiones que se desprenden del informe, en el que se analiza la investigación y el estado de desarrollo de diversas tecnologías y que permite identificar cuáles se pueden considerar realmente tecnologías deep tech. Es decir, que puedan dar lugar a soluciones disruptivas, desarrolladas en torno a descubrimientos científicos e innovaciones avanzadas de ingeniería, y que, además, son capaces de dar respuesta a los retos globales, tanto sociales como económicos, en forma de productos, servicios o sistemas altamente innovadores.

Metodología propia

Precisamente, el informe, basado en una metodología propia de la UPC, es único en su enfoque, ya que valora tanto criterios de escalabilidad industrial como de disrupción social, lo que permite identificar las tecnologías con mayor potencial de impacto y que pueden dar respuesta a los grandes desafíos de la sociedad.

En total, el estudio detecta hasta 16 tecnologías deep tech en la UPC, y son la inteligencia artificial, la computación cuántica, la biometría, el blockchain y las tecnologías de redes y protocolos IoT las que obtienen la puntuación agregada más alta en el modelo de análisis de la UPC. Esto significa que tienen el potencial más elevado para revolucionar y transformar múltiples industrias y sectores de forma simultánea, abarcando desde el ámbito financiero hasta la eficiencia energética, la logística, la salud y la sostenibilidad ambiental, entre otros. Dentro de este grupo, destaca, por un lado, la IA con una de las valoraciones más altas en el apartado de disrupción social por su destacada capacidad para impactar en la privacidad de las personas, las libertades civiles y la automatización de empleos e industrias. Por otro lado, el IoT, por tener un alto potencial de escalabilidad, ya que puede transformar la forma en que la industria, los trabajadores y las personas interactúan con objetos físicos, tanto desde hogares inteligentes como desde vehículos autónomos, con implicaciones para la optimización de la energía y la sostenibilidad.

Casi el 50% de los grupos de investigación totales de la UPC están involucrados en la investigación y desarrollo de una o más de las tecnologías seleccionadas, que en su mayoría pueden aplicarse en diversos sectores y, en consecuencia, contribuir a hacer frente a los retos definidos por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) como Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para el 2030.

Capacidad de pasar de la investigación al negocio

Finalmente, el estudio, elaborado por el Servicio de Apoyo a la Investigación y a la Innovación de la Universidad, también determina la relación entre tecnología y la generación de patentes de la UPC y y las spin-offs. Mientras que la impresión 3D, la inteligencia artificial (lA), la bioinformática, la fotónica y la robótica son las tecnologías que generan la mayoría de las patentes, la IA y la robótica han tenido más éxito en la creación de empresas derivadas, seguidas de la bioinformática y el big data.

Esto está relacionado con el hecho de que entre estas tecnologías se encuentran las que tienen más grupos de investigación asociados, por lo tanto, tienen más capacidad, así como una actividad científica muy alta en toda la cadena de valor de la I+D+I, desde lo más básico hasta lo más aplicado. Además, cabe destacar que la mayoría de las patentes y empresas derivadas generadas en la UPC por estas tecnologías se centran en el sector de la atención médica.

Se prevé que tecnologías como la impresión 4D y sistemas de comunicación inalámbrica 6G, que se encuentran en las primeras etapas de desarrollo, con una limitada prueba de concepto y un largo camino por recorrer en investigación, se conviertan en una continuación de las tecnologías ya desarrolladas, como la impresión 3D y el 5G respectivamente.

IA, IoT, 5G y 6G y Ciberseguridad, el foco del Hub para el nuevo curso

Al comprender el potencial de estas tecnologías, el equipo del Fractus-UPC Deep Tech Hub puede centrar sus esfuerzos en áreas de investigación e innovación que tengan la capacidad de generar un impacto significativo en la sociedad. Así, para el nuevo curso el Hub se centrará en las tecnologías de IoT, Inteligencia Artificial, Ciberseguridad y 5G y 6G, áreas en las que la UPC ha demostrado un alto nivel de madurez y productividad en la investigación.

Según afirma Carmen Borja, Chief Technology Officer de Fractus, “este informe tiene como objetivo presentar los resultados de un exhaustivo análisis realizado para identificar tecnologías deep tech. Así, brindamos una visión general de las capacidades y fortalezas de la UPC en el ámbito de estas tecnologías avanzadas y ofrecemos recomendaciones sobre cómo aprovechar dichas capacidades y fortalezas de cara a futuras aplicaciones. Ahora, desde del Hub, nos enfocaremos en investigar y llevar al mercado a través de la monetización 4 de las 16 tecnologías identificadas: IoT, IA, ciberseguridad y tecnologías 5G y 6G”.

Para Climent Molins, vicerrector de Transferencia, Innovación y Emprendimiento, “este informe muestra una radiografía sobre el estado de la investigación y la innovación de la UPC en relación con las tecnologías que podrían calificarse como potencialmente Deep Tech, de modo que se pueden conocer qué ámbitos son los que pueden tener mayor impacto a futuro desde el punto de vista de la disrupción social y económica y de la escalabilidad de la tecnología”.

El informe 'Análisis, mapeo y detección de áreas y tecnologías de Deep Tech’ ofrece a Fractus la oportunidad de identificar en qué conocimiento existe perspectiva de inversión. Justamente Fractus fue la primera spin-off surgida de la UPC dedicada al deep tech, de un total de 400 nuevas empresas creadas en los últimos 25 años al amparo del conocimiento de la Universidad. La experiencia adquirida por Fractus a lo largo de estos 25 años la sitúa como una empresa con un alto conocimiento del mercado Deep Tech y la monetización de la tecnología a nivel global.

Por tanto, la colaboración conjunta permitirá avanzar a la Universidad y la empresa en esta vía, pero con mayor conocimiento sobre el grado de madurez de cada tecnología para llegar al mercado como innovación y así incidir en los sectores o ámbitos más necesarios. En total, las empresas de base tecnológica surgidas de la UPC en los últimos 25 años representan el 40% de las spin-off del conjunto del sistema universitario catalán. Han generado 5.000 puestos de trabajo calificado y más de 500 patentes, y se han licenciado más de 300 tecnologías.

Primer aniversario del Fractus-UPC Deep Hub

A través de unpor el rector de la UPC, Daniel Crespo y el presidente y CEO de Fractus, Rubén Bonet, el equipo que conforma el hub prevé dar respuesta a los retos actuales mediante avances científicos y tecnológicos significativos. Así, el trabajo del hub se centra en impulsar la investigación, la innovación, la transferencia de conocimiento y el llevar las tecnologías al mercado a través de su monetización en ámbitos como la movilidad y la logística, los materiales, la sostenibilidad, el urbanismo, la información y la comunicación, la ingeniería biomédica y las tecnologías medioambientales y energéticas.